Visitar Singapur con bajo presupuesto

Para nadie es un secreto que Singapur es uno de los países más caros del mundo. Sin embargo, cuando se recorre el Sudeste Asiático con bajo presupuesto es casi imposible no visitarlo, ya que está en medio de cualquier ruta natural que se haga por este lado del mundo. Comparte frontera con Malasia y, a pesar de que este último es un país bastante barato, su vecino es casi tan caro como cualquier país de Europa.

Pero siempre existen formas de abaratar costes para lograr visitar un lugar y Singapur no es la excepción. De hecho, este pequeño país tiene algunas ventajas que te ayudarán a que tu presupuesto no se dispare.

He aquí algunas recomendaciones para visitar Singapur con bajo presupuesto:

  1. Llegar a Singapur: volar hasta Singapur puede que no sea muy costoso gracias al gran número de vuelos low cost que existen hoy en día. Sin embargo, si estás haciendo una ruta por el sudeste de Asia, hay una manera aún más barata de llegar y es hacerlo por tierra. Desde varias ciudades de Malasia salen continuamente buses hacia el país. Desde Kuala Lumpur son unas 5 horas de viaje y los buses suelen ser bastante cómodos. Si llegas por vía aérea, puedes tomar el metro desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad; es rápido, cómodo y económico.
  1. Estadía: la mayoría de hoteles en Singapur son costosos pero siempre existen otras opciones. Están los hostels en donde puedes compartir habitación con otros viajeros. Mientras más camas haya en el dormitorio, menos pagarás. Seguramente el precio en un hostel de Singapur será un poco más elevado que en cualquier otro país cercano pero, todo hay que decirlo, los estándares de calidad son mucho más altos en este país. En Singapur todo es mucho más limpio, organizado y cuidado que en el resto de países del sudeste de Asia, por lo que si pagas un poco más, igual notarás la diferencia. Además, una buena táctica es buscar hostales que te incluyan el desayuno, así te ahorrarás una comida y tendrás una cosa menos que organizar. Otras opciones en cuanto a estadía son utilizar Airbnb o hacer Couchsurfing.

Nosotros elegimos uno de los hostales de la cadena 5 FootWayInn y pagamos alrededor de 13,50€ la noche por persona en una habitación compartida de 4 huéspedes, la cual al final, fue prácticamente privada porque nuestras camas estaban separadas de las otras 2 por una puerta. La ubicación no podía ser mejor, justo frente al Chinatown.

Desayuno en el hostal de Singapur
Desayuno en el hostal
Vistas desde el hostal en Singapur
Vistas desde el hostal
  1. Transporte: Singapur es un país pequeñísimo y esto juega mucho en favor de nuestro presupuesto. No necesitarás hacer grandes desplazamientos (algo en lo que suele irse mucha parte del dinero cuando se viaja) y la mayoría de los puntos de interés están concentrados en una misma zona. Tendrás que caminar algunos kilómetros, pero es la mejor manera de conocer cualquier lugar. También está el metro, y aunque no es caro, si lo usas lo menos posible, al final las cuentas cuadrarán más y créeme, en Singapur si algo vale la pena hacer es ¡caminar!
  1. Comida: comer comida local en cualquier país siempre será, no solo la opción más barata, sino la mejor manera de conocer la cultura. En Singapur, comer platos locales es muy económico. En el barrio chino, por ejemplo, hay un food court (de esos que les encantan a los asiáticos ¡y a nosotros!) donde puedes comer por 5 dólares singapurenses. También hay muchos restaurantes del famoso chicken rice o sitios de murtabak que no atacarán a tu bolsillo.
El famoso chicken rice de Singapur
El famoso y barato “chicken rice” de Singapur
  1. Lugares de interés: si bien Singapur está lleno de sitios a los que hay que pagar por entrar (como museos, parques, etc), también está plagado de sitios gratuitos. Los Gardens by the Bay, un sitio de visita obligada, son prácticamente gratuitos, es decir, solo tienes que pagar para acceder a ciertos lugares como los invernaderos “Flower Dome” o “Cloud Forest”. Sin embargo, todo el parque se puede recorrer completamente gratis. Si te gusta la arquitectura, te darás un banquete excepcional sin tener que gastarte ni un centavo; puedes entrar a hoteles, centros comerciales, auditorios de música, atravesar puentes, admirar la bahía y visitar templos. Recuerda que caminar siempre será gratis y es la mejor manera de disfrutar una ciudad.
Espectaculares edificios en los Gardens by the Bay
Espectaculares edificios en los Gardens by the Bay
marina_bay_sands_gardens_by_the_bay
El complejo Marina Bay Sands desde los Jardines
Interior del Buddha Tooth Relic Temple
Interior del Buddha Tooth Relic Temple

Si aún te quedan dudas, puedes darte un paseo por la ruta gráfica de Singapur y sus luces y seguro terminarás convenciéndote de cuánto vale la pena visitar este pequeño gran país.