Una ruta dulce por París

Parte del encanto que tiene París radica en sus cientos de pastelerías y boulangeries. La capital francesa es un paraíso para cualquier amante de los dulces, las buenas masas hechas con mantequilla de verdad, las cremas pasteleras finas, los delicados macarons con harina de almendras y un sinfín de dulces obras de arte.

Pasearse por las calles parisinas, mientras nos deleitamos con las vitrinas que nos tientan a pecar constantemente, es una de las actividades primordiales para hacer en París. Eso sí, hay que tomárselo con calma, hay tanta variedad que puede llegar a ser un trabajo muy duro el decidirse.

Por eso, hemos creado esta pequeña guía en donde te mostramos algunos de los dulces y pasteles que hay que probar en París y además te contamos cuáles son los mejores lugares, a nuestro parecer,  para comerlos.

Macarons

Ninguna visita a París está completa sin macarons. Uno de los lugares emblemáticos para degustarlos es la pastelería Ladurée, la cual tiene un local (entre los muchos que hay) en plena avenida de los Campos Elíseos que es digno de visitar. Aunque está siempre lleno de turistas y las colas son largas, nadie logra resistirse al encanto del sitio, la elegancia y por supuesto, los sabores de todo lo que ofrecen.

macaron pistache la durée
Macaron de pistacho en Ladurée

Pero no todo en Ladurée son macarons, la lista de pasteles y bollería es para morir.

religieuse de pistache en Laduree
“Religioso” de pistacho

Página web: https://www.laduree.com/en_int/

Sin embargo, nuestros macarons favoritos no son los de este sitio, sino los de Pierre Hermé, un pastelero y chocolatero francés, ganador de varios premios, escritor de libros y que ya tiene varias boutiques en París y en países como Japón, Qatar, Arabia Saudí, entre otros. A nosotros nos gusta visitar la que está dentro de las Galerías Lafayette, porque nos encanta admirar la increíble cúpula de la tienda y además, pasear por los alrededores de la Opera Garnier, que está muy cerca de las galerías.

Macarons de Pierre Hermé en Paris
Macarons de Pierre Hermé

No nos engañemos, los de ambas pastelerías están buenísimos (y los de muchísimas pastelerías más en todo París), pero si tengo que elegir, me quedo con la elegancia, presentación y mezcla de sabores de Pierre Hermé.

Macaron maracuyá y chocolate de PIerre Hermé
Macaron de maracuyá y chocolate de Pierre Hermé

Página web: http://www.pierreherme.com/

Éclair

¿Qué puede ser mejor que una delicada masa rellena de crema pastelera y acabada con glaseado? Lo sé, pocas cosas son mejores (o tal vez ninguna). Los famosos éclairs están hechos de pasta choux, una masa muy característica de la cocina francesa a base de mantequilla, harina y huevos. El éclair clásico está relleno de una crema pastelera de vainilla y un glaseado con chocolate. Hoy en día muchas pastelerías han llevado este postre a otro nivel, jugando con los sabores y el diseño de cada uno de ellos; desde crema de castañas con casis (o grosella negra), pasando por caramelo con sal y hoijlla de oro para decorarlos.

éclairs en L'éclair de Génie
Éclairs

Los mejores éclairs de Paris, para nosotros, están en L’éclair de Génie, una pastelería preciosa creada por el pastelero Chistophe Adam que te dejará con la boca abierta apenas entres. Lo más difícil será saber cuál elegir.

Éclair de frambuesa en L'éclair de Génie
Éclair de frambuesa en L’éclair de Génie
Éclair de caramelo de L'éclair de Génie
Éclair de caramelo de L’éclair de Génie

Página web: http://leclairdegenie.com/

En Ladurée, también puedes encontrar éclairs deliciosos aunque con sabores y presentaciones más tradicionales.

éclair tradicional en Ladurée
Éclair tradicional en Ladurée

Kouignettes 

Pocas cosas saben tanto a mantequilla (en el buen sentido) como estos pequeños pastelitos. Están hechos de una masa hojaldrada pero más que ser crocantes son suaves gracias a la especie de almíbar o caramelo que los recubre. Los descubrimos gracias a la pastelería Maison Georges Larnicol y son toda una experiencia gastronómica. Mi favorito sin duda es el de frambuesa.

Kouignettes de frambuesa en Paris
Kouignette de frambuesa

Página web: http://www.chocolaterielarnicol.fr/

Petits choux

Estos pequeños bocaditos están hechos con la misma masa (pasta choux) de los éclairs, pero su tamaño les aporta más delicadeza y nos permite probar muchos sabores diferentes. Además, a diferencia de  los éclairs, suelen tener una costra crocante por arriba que los hace aún más irresistibles. Creo que estéticamente pocos dulces franceses le ganan a los petits choux, son tan elegantes y coloridos ¡que da hasta pena morderlos!

Nuestro lugar favorito para comerlos es, sin duda,  Odette.

Petit choux de chocolate en Odette
Petit choux de chocolate en Odette

Página web: http://www.odette-paris.com/

Pain au raisins

El pain au raisins o “pan de pasas” o “caracolas”, es uno de los productos estrella de cualquier panadería francesa; una masa delicada, crocante por fuera, llena de uvas pasas y un centro suave y esponjoso. Parece un pastel básico, pero la verdad es que su sabor y calidad puede variar mucho de un sitio a otro.  Se pueden encontrar en casi todas las boulangeries de la ciudad, pero algunas donde puedes probarlo son: Paul y La Brioche Dorée. Hay muchísimas por toda la ciudad.

Pain au raisins o caracola con pasas
Pain au raisins o caracola con pasas

Pain au chocolat

Junto al pain au raisins, siempre está presente en los mostradores de panaderías y pastelerías el pain au chocolat. Es el preferido de los niños franceses y de muchos adultos también. La combinación del sabor a mantequilla y el chocolate del relleno es imbatible. No puedes irte de París sin probar al menos uno.

Pain au chocolat
Pain au chocolat

Estas son solo algunas de las muchas opciones que ofrece París para los paladares más dulces. Lo mejor es ir y dejarse sorprender con lo que te vas encontrando en el camino.

Anuncios

Sabores de Malasia

Entender la cocina malaya no es tarea fácil; mezcla y diversidad son los conceptos que mejor la definen. Malasia huele a curry, a arroz con leche de coco, está invadida por fideos de todos los tipos y vibra con el calor de los hornos tandoor. Como si de una gran olla se tratara, donde cada cultura va añadiendo sus ingredientes, este país es un abanico de sabores. Aquí, quien no encuentra algo que se adapte a su paladar, no lo encontrará en ninguna parte.

Hay platos malayos propiamente dichos, hay otros Peranakan o Baba Nyonia, como se les llama a los descendientes de los primeros chinos que llegaron al país y de los cuales nació toda una cultura muy rica y afianzada hoy en día. También están los indios, que no solo importaron sus costumbres tanto del norte como del sur de la India, sino que fusionaron sus costumbres con las malayas y así surgieron los restaurantes mamak, que se refiere a los indios musulmanes.

Esta mezcla entonces, nos permite gozar de infinidad de platos y sazones. Curris muy especiados, con salsas espesas y carnes tiernas. Fideos chinos hechos a la manera tradicional, que nadan en soya, salsa de pescado y jengibre. Diversidad de panes planos traídos de la cultura india, como el naan, el chapati (pan muy plano hecho con harina integral) y el adorado por todos, el roti canai.

Lo mejor para adentrarse en la complejidad de esta gastronomía, es ver de cerca alguno de los platos más emblemáticos de Malasia.

Nasi Lemak

Su nombre se traduce literalmente como “arroz aceitoso o grasoso”, aunque de grasoso no tiene nada. Se dice que es el plato nacional malayo. Consiste en arroz cocinado en leche de coco y aromatizado con limoncillo o lemongrass, jengibre y hojas de pandano. Se acompaña de sambal (pasta de chiles con sabor dulce e intenso), huevo frito, cacahuetes tostados y anchoas fritas. Además, se puede añadir algún guiso de carne o pollo frito.

Nasi Lemak con Rendang
Nasi Lemak

Roti Canai

Pronunciado “roti chanai”, es un plato insignia de Malasia y, debemos confesar, que ya forma parte de nuestras comidas favoritas de todo el mundo. Creemos que es inigualable y no hemos podido encontrar algún otro plato que se le parezca para poder hacer una analogía. Roti en malayo significa pan y el roti canai es un tipo de pan plano, hojaldrado pero muy suave a la vez.  Se sirve con daal (lentejas) o algún curry y es muy consumido durante el desayuno.

Roti Canai
Roti Canai
roti_canai_3
Desayuno típico malayo con Roti Canai

Murtabak

Para este plato se utiliza como base la misma masa del Roti Canai. Se rellena de una mezcla a base de huevo y suele llevar pollo o cordero. El mejor que comimos fue el de cordero con queso, una especie de plato fusión ya que el queso no es un ingrediente muy asiático que digamos pero que se ha popularizado, sobre todo por la cantidad de turistas que recibe Malasia año tras año.

murtabak
Murtabak relleno de pollo
Murtabak de cordero y queso
Murtabak de cordero y queso

Tandoori Chicken

El horno tandoor es un horno de barro muy popular en la India. Gracias a la gran comunidad de indios que vive en Malasia, el pollo tandoori es un plato que abunda, sobre todo en ciudades como Kuala Lumpur, Malaca y George Town. El pollo se marina en una mezcla de yogurt y especies y luego pasa a ser cocido en el horno a temperaturas muy altas. Suele acompañarse de pan naan, un pan plano muy suave y con sabor delicado, que también se cocina en el horno tandoor. Está en nuestro top 3 de comidas favoritas de Malasia.

Tandoori Chicken
Tandoori Chicken
Pollo tandoori en Malasia
Bandeja de pollo tandoori que incluye pan naan, salsas, vegetales y curry.

 

Arroz biryani y curry

Siguiendo con el tema de la comida india, no podemos dejar de hablar del arroz biryani y todos los curris que se pueden encontrar en Malasia. El biryani es arroz basmati al que se le suele añadir especies como comino, cardamomo, coriandro, y anís estrellado. Es el acompañante perfecto para los curris de pollo, cordero o vegetales, muy populares en todo el país.

Arroz Biryani
Arroz Biryani
Biryani con curry de cordero
Biryani con curry de cordero

Laksa

Es una especie de sopa, con un caldo base de sabor muy intenso. Existen varios tipos, siendo los más famosos el Asam Laksa y el Laksa de Sarawak.

Asam Laksa: es el laksa típico de la región de Penang y es completamente distinto al laksa que se encuentra en otras provincias del país. Es a base de pescado, muy espeso, con fideos de arroz muy blandos y una mezcla de hojas verdes, menta y piña en cuadros. Un contraste profundo de sabores.

Laksa de pescado o Asam Laksa
Laksa de pescado o Asam Laksa

Laksa de Sarawak: Sarawak es uno de los estados que conforman el Borneo malayo. Aquí, al igual que en otras zonas del país, el caldo del laksa no es a base de pescado, sino de pollo, y además lleva leche de coco y curry. Va acompañado de trozos de pollo hervido, gambas y fideos de trigo. Es nuestro favorito.

Laksa de Sarawak
Laksa de Sarawak
Laksa con gambas y tofu
Laksa con gambas y tofu

Banana Leaf Rice

Comer este plato es toda una experiencia, ya que como su nombre lo indica, es servido sobre una hoja de plátano. Proviene del sur de la India y es un festín de curris de vegetales, carnes, encurtidos, papadums (especie de galletas muy finas y crocantes) ensaladas refrescantes y arroz. Apenas te sientas en la mesa, colocan frente a cada comensal la hoja de plátano y te van sirviendo de una fuente con diferentes recipientes.

Banana leaf rice
Banana leaf rice

Char Kway Teow

Fideos de arroz planos y muy anchos, sofritos en wok con gambas, huevo, berberechos, salchicha china, pasta de chiles, salsa de soya y salsa de ostras. Es muy popular en la zona de Penang y se suele comer en puestos callejeros.

Char Kway Teow
Char Kway Teow

Satay

Es otro de los platos estrella de Malasia. Son brochetas o pinchos de cerdo, pollo o ternera (también se encuentran de hígado y otras partes no tan nobles) hechas a la parrilla y acompañadas de una salsa suntuosa a base de cacahuetes. Se acompaña con “rice cakes”, una especie de trocitos de masa hechos con arroz.

Satay de cerdo con "rice cakes"
Satay de cerdo con “rice cakes”
Satay de pollo con arroz blanco
Satay de pollo con arroz blanco

Hainanese chicken rice o pollo con arroz de Hainan

Es un plato muy básico pero no por eso deja de ser espectacular. Tiene orígenes chinos, más específicamente en la región de Hainan como lo dice su nombre. Se cocina el pollo entero en un caldo que contiene huesos tanto de pollo como de cerdo. Se sirve con un arroz súper suelto que tiene muchísimo sabor ya que está cocinado con caldo del pollo. Algunas veces se acompaña con una salsa de soya oscura y dulce y otras con un salsa a base de chile. Uno de los más famosos se encuentra en la ciudad de Ipoh, en el centro del país.

Chicken rice de Ipoh
Chicken rice de Ipoh
Chicken rice con brotes de soja
Chicken rice con brotes de soja en Penang

Wantan mee o wanton mee

Fideos caseros de trigo, servidos con salsa de soya y salsa de ostras, acompañados de tiras de cerdo asado y wantan fritos. Los wantan son pequeñas bolsitas de masa frita, rellenas de cerdo o gambas. Mee significa “fideos” y es una de las palabras que más verás en todo Malasia.

Wantan mee en George Town, Penang
Wantan mee en George Town, Penang

Kolo mee

Otro de nuestros platos favoritos. Es oriundo de la región de Sarawak, en la isla de Borneo. Se parece un poco al wantan mee, ya que ambos son platos de fideos secos. Sin embargo, el kolo mee lleva carne de cerdo molida o picada y el sabor es más ligero y la textura de los fideos es más fina y mucho más rica.

Kolo mee
Kolo mee

Como todos estos platos lo demuestran, comer en Malasia es una experiencia única. Entender su cocina es primordial para poder percibir la realidad del país, entender su cultura y esa mezcla profunda que la define. Además de todos los manjares salados, también abundan los postres y las bebidas, los cuales creemos que son todo un mundo aparte y a quienes dedicaremos un próximo post.

Sabores de Tailandia

Comer en Tailandia es subirse a una montaña rusa de sensaciones; la intensidad de los sabores es indiscutible. En este país sienten fascinación por la comida bien aderezada, los caldos suntuosos y las carnes tiernas. El tailandés también es un claro fanático del azúcar, tanto así, que es común ver cómo enriquecen sus platos salados con unas buenas cucharadas dulces.

Pareciera que todo girara en torno a la comida. Es bien sabido que Asia es el paraíso gastronómico para cualquier foodie y ahora que hemos podido vivirlo, no dudo un segundo de que es así. Hay comida en cada esquina, ollas y fogones encendidos desde tempranas horas de la mañana hasta bien entrada la noche. Hay restaurantes debajo de puentes, en callejones escondidos y taponando todas las aceras principales.

Puesto de comida callejera en Tailandia
Puesto de comida callejera en Tailandia

Nunca faltan en el centro de cualquier mesa los aderezos, sin los cuales, ningún plato pareciera tener sentido; chiles, salsa de pescado, vinagre, azúcar, cacahuete. El dicho bien dicta que donde fueres haz lo que vieres, así que hay que estar preparado para coger las cucharillas y llenar de sabores extras tu comida como lo hace un buen local.

Olor a curry, guisos sedosos a base de leche de coco, rotis heredados de otras culturas, dulces glutinosos, frutas coloridas, dim sum chinos; todo esto y más encontrarás en esta joya del sudeste asiático.

El arroz es el gran rey y cuando no está frito en el wok con un montón de ingredientes, está bañado con potentes salsas. Los noodles también juegan un papel fundamental en la gastronomía y puedes elegirlos de arroz, de trigo, planos, finos, tostados o frescos.

Noodles tailandeses
Los tan consumidos noodles

Los ingredientes crudos están siempre en la mesa. No importa que tan pesado sea un plato, la presencia de un vegetal, como puede ser pepino, judías verdes o calabacines, es clave. Tiene sentido que después de varias cucharadas de un picante y poderoso curry, te lleves a la boca algo ligero y suave para refrescarte el paladar.

Las frutas son un mundo aparte en el Reino de Siam y  merecen un apartado solo para ellas. Hay que recordar que Tailandia es un país tropical lo cual lo convierte en un paraíso frutal.

Viniendo de occidente, una de las diferencias culturales más marcadas es qué se come a cada hora del día. En Tailandia, son pocos los platos que tienen “horario fijo”, queriendo decir con esto que puedes comer desde pollo frito en el desayuno hasta fruta fresca para la cena. Mi percepción es que el tailandés come simplemente cuando tiene hambre y aquello que le apetezca en el momento. Son muy abiertos a la hora de comer, y si bien es cierto que las sopas abundan en el desayuno, por ejemplo, puedes comerla a cualquier hora del día.

Dim sum tailandeses
Dim sum al vapor en un mercado callejero

No quiero pecar de exagerada, pero ningún plato de este país nos defraudó. Nunca, en 2 meses que estuvimos probando todo lo que podíamos, encontramos algo que no repetiríamos. De hecho, sentimos una especie de “morriña” o “guayabo” si cabe, cuando recordamos los sabores tailandeses. Nos embriaga el miedo de no poder encontrarnos de nuevo con la fragancia de cada plato thai y esa alegría en el paladar que significa comer en Tailandia.

Aquí una muestra de algunos de los platos que tuvimos la suerte de probar:

Khao Pad: arroz frito estilo tailandés. Hay varias maneras de presentarlo, con un huevo frito por encima, dentro de una piña o envuelto en una tortilla muy fina. Aunque el arroz frito lo asociemos siempre a la comida china, en Tailandia es también muy popular pero su sabor es diferente. Utilizan menos salsa de soya, arroz jazmín en vez de arroz tradicional e ingredientes más frescos como el cilantro.

Arroz frito tailandés con anacardos y huevo frito
Arroz frito tailandés con anacardos/merey y huevo frito
Arroz frito envuelto en tortilla
Arroz frito envuelto en tortilla

Phanaeng o Panang curry: curry suave con base de leche de coco, hojas de lima, azúcar de palma y salsa de pescado. Es uno de nuestros grandes favoritos.

Panang curry de pollo con arroz jazmín
Panang curry de pollo con arroz jazmín

Massaman curry: es más parecido al curry que se encuentra en la India ya que al igual que allí se utilizan muchas especias secas. Es típico del sur de Tailandia y muy popular entre la comunidad musulmana; de hecho, la palabra “massaman” significa “musulmán”. El guiso suele llevar patatas, cacahuetes y salsa de tamarindo.

Massaman curry con gambas
Massaman curry con gambas

Yellow curry: es uno de los más famosos y es muy común encontrarlo en restaurantes de comida thai fuera de Tailandia. Al igual que los anteriores, su base también es la leche de coco.

Thai yellow curry
Yellow curry o curry amarillo tailandés

Khao Soi: sopa con caldo a base de curry y leche de coco, trozos de pollo y fideos gruesos de trigo. La sopa se corona con más fideos pero en este caso están tostados. Es popular en la zona norte del país y la mejor la encontramos en la ciudad de Chiang Mai.

Khao Soi tailandés
Khao Soi en Chiang Mai

Sai Ua: es una salchicha también típica de Chiang Mai, hecha a base de cerdo y aderezada con un montón de especias, lemongrass o citronela y hojas de lima. La asan a la parrilla y es muy común encontrarla en los mercados callejeros.

Sai Ua, salchicha típica de Chiang Mai
Sai Ua, salchicha típica de Chiang Mai
Sai Ua sausage Chiang Mai
Venta de salchichas en mercado de Chiang Mai

Sopa de fideos con red pork: el cerdo asado es muy común en Tailandia y una de las formas más populares de hacerlo es marinarlo en salsa barbacoa antes de asarlo. De allí proviene ese tono rojizo y el nombre por el cual se conoce.

Sopa de fideos con cerdo rojo asado
Sopa de fideos con cerdo rojo asado

El cerdo asado también puede comerse servido con salsa agridulce y acompañado de arroz jazmín.

Cerdo asado al estilo tailandés con salsa agridulce y arroz
Cerdo asado con salsa agridulce y arroz

Mango sticky rice: uno de los postres estrella de Tailandia. Se encuentra sobre todo en el norte del país y consiste en un arroz glutinoso dulce, acompañado de mango fresco y leche de coco endulzada. Es una verdadera delicia. El arroz utilizado para este postre es una variedad específica llamada sticky rice ya que se vuelve pegajoso cuando se cocina.

Mango sticky rice
Mango sticky rice

Definitivamente, comer en Tailandia es una experiencia inolvidable. Su gastronomía es inmensamente rica y merece dedicarle mucho más tiempo. Si algo nos llevamos de este país, son sus sabores explosivos.

¿Qué comer en Bangkok?

Tailandia es un paraíso para los amantes de la cocina y su capital es una fiesta constante en lo que a comida se refiere. Sin embargo, puede ser un poco apabullante la cantidad de opciones que hay y es normal sentirse un poco perdido a la hora de elegir dónde comer en Bangkok.

Puesto de comida en Bangkok
Uno de los tantos puestos de comida en Bangkok

Por eso, hemos decidido hacer una lista con algunos sitios que visitamos y en donde realmente vale la pena probar por lo menos un plato. La mayoría de restaurantes de nuestra lista están en el barrio de Banglamphu y todos son de precios bajo-medio.

Khao San Road: como es bien sabido, esta es la zona mochilera por excelencia. En la calle que lleva el mismo nombre, todo está pensado para atraer al turista así que, si puedes alejarte de ella para comer, hazlo. Nosotros probamos nuestro primer Pad Thai aquí, y aunque no estaba mal del todo, no fue de los mejores. Si algo bueno tiene esta calle es la practicidad, sobre todo si te estás alojando cerca de ella como fue nuestro caso. Lo que sí es seguro es que en esta calle no pasarás hambre nunca.

Precios

Snacks tipo rollitos primavera: 25 TBH

Helado artesanal de coco: 40 TBH

Restaurante Daruma: está muy cerca de Khao San Road, en la calle Samsen. Debemos aclarar que preferimos siempre la comida callejera por encima de los restaurantes más “lujosos” pero elegimos este sitio por ser una ocasión especial (día de Navidad). Los precios en comparación con la comida de la calle suelen ser bastante elevados, pero pagas la comodidad de estar sentado en un sitio tranquilo, además, las raciones estaban bastante bien de tamaño. Si te quieres dar un capricho cerca de Khao San, es un buen lugar para hacerlo.

Precios

Comida para dos personas con entrante para compartir, 2 principales y 2 cervezas grandes (640ml): 525 TBH en total.

Mesa de comida tailandesa
Curry de ternera, gyozas y pad thai en el Restaurante Daruma de Bangkok

Calle Chana Songkhram: desafortunadamente no tenemos el nombre exacto del restaurante. Es un local muy modesto pero con excelente comida. Tiene varias mesas bajo una lona en plena calle lo que lo hace fácil de reconocer y su carta es muy extensa. Comimos allí un par de veces ya que quedamos encantados con sus platos y precios. La primera vez probamos un curry verde de pollo con noodles bastante picante (lo cual nos encanta) y un curry rojo de ternera acompañado con arroz blanco. Ambos platos estaban deliciosos, eran abundantes y muy económicos.

El segundo día probamos un arroz salteado con gambas estilo Tom Yam y debo decir que fue un festín de sabores; mucho lemon grass o citronela y jengibre. También tomamos un pollo salteado con anacardos acompañado de arroz blanco. Esta vez pasamos de la cerveza y bebimos un té tailandés con leche y hielo que estaba delicioso.

Precios

Platos de curry: 50 TBH

Cerveza Chang grande: 80 TBH

Té tailandés con leche y hielo: 30 TBH

Curry verde de pollo
Curry verde de pollo

Sopa de noodles con carne: una de las mejores beef noodles soup de Bangkok la probamos en este restaurante de la calle Thanon Phra Athit, a pocos minutos de la concurrida Khao San Road. Aunque algunos turistas frecuentan el sitio, se ve mucha gente local comiendo allí, lo cual siempre es buena señal. Pedimos 2 tipos diferentes de sopa y ambas estaban increíbles. La diferencia entre ambas era poca, una tenía una especie de bolitas de carne tipo salchicha y los caldos variaban un poco de sabor. La carne estaba súper tierna y magra, el caldo con un sabor intenso a cilantro y los noodles perfectamente cocidos.

Precios

Bol de sopa: entre 70 y 90 TBH.

Beef noodles soup
Beef noodles soup

Thipsamai: local famoso por su Pad Thai. Está un poco más retirado del barrio de Banglamphu, más hacia los lados de la Golden Mountain. Es un espectáculo solo ir a ver cómo sus cocineros preparan este plato con una rapidez y agilidad impresionantes. Siempre está lleno y hay que hacer cola para entrar pero suele ir muy rápido. Mientras esperas, puedes deleitarte con los fogones a toda máquina en plena calle. El plato estrella, como ya lo he dicho, es el Pad Thai de gambas envuelto en una tortilla muy fina. Sus noodles pintados con una salsa naranja son espectaculares.. No te asustes si ves la larga fila al llegar, la espera bien valdrá la pena.

Precios

Pad Thai: 90 TBH

Bebidas: entre 20 y 40 TBH

Pad Thai famoso en Bangkok
Pad Thai envuelto en tortilla

Comida callejera en Rambuttri alley: es una calle paralela a Khao San Road muy concurrida por las noches y llena de carritos para comer. Nosotros nos decantamos por uno que tenía muchos guisos y platos a base de pollo y pescado. Los exhiben todos en bandejas, eliges 2 o 3 y lo acompañan con el infaltable arroz blanco.Este sistema nos gusta mucho porque puedes ver todos los platos ya preparados y así escoger el que más te llame la atención. Entre lo que ofrecían había: pollo con curry y hojas de albahaca tailandesa (en tailandés pad kra pao gai), guisos con salsas,  albóndigas de pescado y gran variedad de frituras.

Entre 40 y 60 TBH dependiendo de la cantidad de comida que elijas.

Para finalizar, te dejamos unas recomendaciones generales para comer en Bangkok:

  • En Bangkok hay comida en cada esquina. Prácticamente todo lo que pruebes estará rico.
  • La gran mayoría de sitios están muy limpios así que la higiene no será un problema.
  • Los platos más baratos suelen estar alrededor de los 50 TBH.
  • Aprovecha esta ciudad para comer frutas. Las encontrarás por todos lados, son frescas y baratas.
  • Alejarse de los sitios de comida occidental siempre es buena idea. No solo ahorrarás mucho dinero sino que comerás mejor si frecuentas lugares de comida local.
  • A los tailandeses les encantan los snacks, prueba todos los que puedas, no te arrepentirás.