Descubriendo Kuala Lumpur

La capital de Malasia puede ser un lugar difícil, sobre todo en el primer encuentro. Es bulliciosa, a ratos polvorienta, frenética, moderna, sucia en algunas esquinas y con un calor húmedo intenso. Pareciese que con esta descripción no se puede decir algo bueno de ella, pero no es así.

Detrás de todo ese desastre típico de ciudades asiáticas, se esconde una ciudad fascinante, a la cual hay que aprender a mirar y darle tiempo para que te enamore. A pesar de estar repleta de edificios (y las construcciones no paran), sigue manteniendo lugares verdes y nos recuerda muy a menudo que estamos en medio del trópico.

Creo que no exagero cuando digo que es uno de los mejores lugares de todo Asia para comer, bien sea comida callejera, en restaurantes de lujo, en lugares típicos, o lo que quieras. Kuala Lumpur también esconde un movimiento cultural interesante, aunque hay que saber buscar si quieres encontrarlo.

Lo más importante al visitar esta urbe es ir con la mente abierta. No podemos pretender que la capital de un país petrolero, en medio de un continente tan acelerado como Asia sea un rincón de paz. Es una ciudad apabullante, sí, pero a nuestro parecer, muy importante en cualquier ruta que se haga por este lado del mundo.

He aquí nuestros lugares imprescindibles de Kuala Lumpur:

Batu Caves

Las famosísimas Batu Caves se encuentran en las afueras de la ciudad pero se puede llegar cómodamente en metro. Sin duda encontrarás reseñas y fotos de estas cuevas en cada guía de Kuala Lumpur y es normal ya que son sorprendentes. Las cuevas, naturalmente hablando, no son impresionantes, pero todo el complejo es digno de ver; la enorme estatua, los monos intentando robarte la comida, el colorido típico de los templos del hinduismo y los escalones empinados le inyectan mucha magia al lugar.

Batu Caves en Kuala Lumpur
Batu Caves en Kuala Lumpur
Mono en Batu Caves
Los guardianes más temidos de las Batu Caves

Bukit Nanas

El KL Forest Eco Park o bukit nanas, es una reserva natural brutal en pleno centro de la ciudad. Si te adentras en el parque, te costará creer, y a ratos hasta se te olvidará, que estás en una gran metrópolis asiática.

Bukit Nanas en Kuala Lumpur
Bukit Nanas

Las Petronas

Siempre están de primeras en cualquier guía turística, y nosotros tampoco podemos dejar de incluirlas en la lista. Tanto si eres amante de la arquitectura o no, te darás un buen banquete visual. La zona que rodea a las torres también vale la pena visitarla, te muestra una Kuala Lumpur cuidada, limpia y chic.  Se puede entrar gratis a los 2 edificios, ver el lobby y visitar el enorme centro comercial que hay en su planta baja.  Para subir a su mirador en lo alto y deleitarse con las vistas de la ciudad sí que hay que pagar entrada.

Torres Petronas
Torres Petronas

Las torres se visten de luces por las noches y vale la pena presenciar el espectáculo de fuentes e iluminación que hacen cada día en la parte de atrás del complejo.

Torres Petronas de noche
Las Petronas son un espectáculo a cualquier hora del día

Heli Lounge Bar

Ver KL de noche y desde lo más alto es prácticamente tarea obligada. Hay varios edificios que ofrecen la opción, pero nosotros solo fuimos al Heli Lounge Bar, un bar ubicado en un antiguo helipuerto. Las vistas de 360ª son inmejorables.

Little India

Ninguna visita a KL está completa sin un paseo por el barrio más aromático de toda la ciudad. Un conglomerado de colores, olores, templos, gente agradable; todo es y más es Little India.

Templo hindú en Little India en KL
Templo hindú en Little India

Chinatown

En todas las ciudades del sudeste asiático siempre hay un barrio chino y suelen ser parte de los imprescindibles a la hora de hacer turismo. Personalmente, el chinatown de Kuala Lumpur no es de los más bonitos que hemos visto en nuestra ruta por el sudeste de Asia pero aún así vale la pena visitarlo, sobre todo sus templos. También sus casas antiguas tienen un toque especial, aunque no se compara con otros barrios antiguos de otras ciudades de Malasia, como por ejemplo, las de Georgetown que son una verdadera belleza.

Chinatown Kuala Lumpur
Chinatown

La Mezquita Nacional 

Malasia es un país netamente musulmán. Aunque en él convivan muchas más religiones. Está lleno de mezquitas, y su capital no iba a ser la excepción.  La Mezquita Nacional es la más importante de todo el país y se puede visitar en ciertos horarios especiales, cuando los locales no están practicando su rezo diario. Lo que más sorprende es su techo de azulejos de colores azul y verde, que fue renovado en 1987.

Mezquita Nacional en Kuala Lumpur
Mezquita Nacional en Kuala Lumpur
Mezquita_nacional
Techo de azulejos de la Mezquita Nacional

Bukit Bintang 

Es el barrio moderno y más comercial de toda la ciudad. Sus edificios elegantes, centros comerciales de lujo y pasarelas aéreas muestran la cara más cosmopolita de Kuala Lumpur. Es una visita imprescindible si se quiere ver un lado diferente de esta urbe frenética. A los malayos les encantan los centros comerciales, y este barrio es una muestra perfecta de ello. Son enormes, con una oferta gastronómica impresionante y hasta con montañas rusas dentro.

La Jalan Alor 

“Jalan” en malayo quiere decir calle y la Alor en Kuala Lumpur es una de las más conocidas entre los amantes de la comida callejera.  Es el sitio perfecto para conocer qué y cómo comen los malayos. Aquí se puede encontrar comida auténtica malaya, platos de pescado y mariscos muy frescos, frituras de todo tipo, comida indo-malaya, dulces, cervezas, etc., y todo en un ambiente muy típico asiatico.

Jalan Alor Kuala Lumpur
Jalan Alor

Plaza de la Merdeka 

La Plaza de la Merdeka o de la Independencia, es un lugar importante para todos los malayos. Como su nombre lo indica, es un símbolo y lugar de celebración por la independencia del país. Tiene una gran extensión y es un rincón agradable en medio del caos de la ciudad. En sus cercanías se pueden encontrar varios museos importantes de Kuala Lumpur como el de historia o el textil. Además, frente a la plaza está el bello edificio del Sultán Abdul Samad que bien merece la pena ver.

Alrededores de la Merdeka Square KL
Edificio del Sultán Abdul Samad frente a la Plaza de la Merdeka

Mercado Central 

Creemos que los mercados son el corazón de cualquier ciudad y en Asia esta teoría se cumple a rajatabla. No se ha estado en un país asiático si no se ha visitado por lo menos un mercado.

Tenemos que confesar que el mercado central de Kuala Lumpur no es de nuestros favoritos. Está muy enfocado en el turismo y ha perdido autenticidad. Aun así, nunca está de más visitarlo; hay infinidad de productos locales y además, su edificio con estilo art deco tiene un valor histórico importante y es interesante echarle un vistazo.

 

 

Anuncios

El street art de George Town

Siempre he sido fanática del arte callejero. Me parece simbólico, decorativo y, sobre todo, fundamental  para el desarrollo cultural de cualquier ciudad del mundo. Los artistas encuentran en las calles sus lienzos perfectos, en donde pueden expresarse de manera libre a la vez que adornan el entorno para sus habitantes.

Cada vez que llego a una ciudad en donde abunda el street art, se convierte en una de mis favoritas. El tener, y aún más, conservar ese arte efímero y urbano, habla muy bien de cualquier urbe y sus habitantes. Refleja amor por la cultura, por la expresión, por lo artístico.

Street art en Step by step lane en George Town Penang
Uno de los murales más emblemáticos de George Town

George Town, la capital de Penang en Malasia, es un paraíso para los amantes de los murales callejeros. Gracias a un festival artístico celebrado en el año 2012, muchos rincones del centro de la ciudad empezaron a ser intervenidos. Desde entonces, artistas de distintas parte del mundo han ido dejando aquí su huella, plasmando sus obras en paredes para que todos podamos disfrutarlas.

Mural de street art en George Town Penang Malasia

Han pasado ya 4 años desde el festival; la mayoría de obras se mantienen intactas y son el centro de las miradas de turistas y locales. Algunas ya son sello de la ciudad y aparecen en guías, mapas turísticos, y revistas de viajes. Los artistas no dejan de acercarse a la capital de Penang para dejar su impronta en esta urbe que, además de haber sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2008, es ya un símbolo del street art mundial.

Mural de street art en George Town Penang Malasia
Mural hecho por el artista Gabriel Pitcher un par de años después del festival de 2012

El arte urbano de George Town tiene un encanto especial. Esas paredes roídas, que vieron llegar e instalarse a colonos británicos y que sobrevivieron al paso del tiempo, infundan carácter y una personalidad única a cada obra.

Mural de street art en George Town Penang Malasia

Perderse por las calles de esta encantadora ciudad y toparse de sorpresa con estos murales fue una de nuestras experiencias favoritas de Malasia. A continuación una muestra con más obras de arte callejero de George Town.

Mural de street art en George Town Penang Malasia

Street art Penang

Mural de street art en George Town Penang Malasia

Street art en George Town Penang

Street art en George Town Penang

Street art en George Town Penang

Street art Penang

Street art en George Town Penang

Street art Penang

Street art en George Town Penang

Street art Penang

Street art en George Town Penang

Street art en George Town Penang

Street art en George Town Penang

Algunos de los artistas de estas obras callejeras son:

Ernest Zacharevic

Gabriel Pitcher

Fritilldea

Addison Karl

Julia Volchkova

 

Nota: todas las fotos publicadas en este blog son propiedad de lamochilainfame.com. Si quieres hacer uso de alguna de ellas, por favor, ponte en contacto con nosotros 🙂

Chiang Mai, entre templos y suspiros

Cuando pienso en Chiang Mai inmediatamente suspiro. Es uno de esos lugares de la ruta que se grabó a fuego dentro de mí. A esta ciudad la veo como una esmeralda: verde, brillante, delicada. Cuando la recuerdo, evoco sus templos mágicos, sus calles elegantes, sus cafés de diseño en donde quieres quedarte y ruegas que el tiempo no pase.

Chiang Mai, sin duda, te muestra una de las caras más refinadas de Tailandia. Esta ciudad del norte es el vivo reflejo de ese país servicial, lleno de decorados, comida fresca y masajes relajantes que nos venden en Occidente.

Terracotta Arts Garden
Monjes en el Terracotta Arts Garden

Sus mercados nocturnos en medio de la calle, siempre abarrotados de gente, son una fiesta de color y sabor. Por otra parte, los mercados locales, abiertos durante el día y menos visitados por extranjeros, mantienen su carácter auténtico y al recorrerlos lograrás conectar con su gente y su cultura.

Sentarse a orillas del río a contemplar la antigua muralla y rodearte de flores tropicales mientras te deleitas con una ración de mango sticky rice es uno de esos placeres que te hacen sentirte vivo y darte cuenta que, aunque suene trillado, no se necesita mucho para ser feliz.

Mango sticky rice
Mango sticky rice en Chiang Mai

Salir a caminar por la “ciudad de los templos” te dejará boquiabierto y es que no en vano se ha ganado el sobrenombre. A lo largo del camino te toparás con templos budistas, chinos, de madera, de plata, con grandes estructuras o pequeños altares. Todos con sus encantos particulares, y aunque en algún momento puedan parecerte demasiados, cada uno tiene algo por lo cual vale la pena visitarlo.

Templo de Wat Buppharam
Templo de Wat Buppharam

Al ver un templo, detente, descálzate, entra. Respira y concéntrate, observa y escucha. Cierra los ojos y siente. No hay nada más bonito que ser testigos de tradiciones tan distintas a las nuestras, respetar las creencias del otro y tratar de entenderlas así no lo logremos del todo.

Fue en Chiang Mai donde, sin ni siquiera hablar, pude ser cómplice de gente local. Fue aquí donde me volví fanática de los mercados tailandeses de por vida, donde me reí con los vendedores de hortalizas y donde con solo una sonrisa le hice saber a esa cocinera que su plato de sopa fue uno de los mejores que he comido en mucho tiempo. Fue ahí, en esa ciudad norteña donde encontré paz, sentí que estaba donde debía estar y fue ahí que entendí y recordé por qué viajo.

La tranquilidad y belleza de esta ciudad puede enviciar. Muy a menudo me encuentro pensando en ella, recordando el olor de esa selva densa que la rodea y preguntándome ¿cuándo te veré de nuevo, querida Chiang Mai?

Paloma azul "Gura Victoria"
Hermosa paloma azul “Gura Victoria” vista en Chiang Mai

Esa fiera llamada Bangkok

Está en boca de muchos, aparece en cientos de guías, te hablan de ella y ves sus fotos, pero no sabes quién es hasta que llegas y la sientes. Bangkok es una urbe feroz, a veces indescriptible, que logra atraparte sin que te des cuenta. Mientras caminas por sus calles te confundes, pasas del amor al odio en segundos y piensas: ¿Cómo se puede ser tan oscura y a la vez tan encantadora?

Calles de Bangkok
Calles de Bangkok

Esta ciudad tiene mucho poder; poder de engancharte, poder de sorprenderte y también poder de traerte abajo a ratos. Nadie podrá nunca negar que está plagada de rincones sucios, oscuros, raros. Su olor se hace a veces insoportable pero te ayuda a recordar en dónde estás; en una urbe que lucha por mantener sus raíces intactas a la par que construye rascacielos a un ritmo frenético.  Es la capital de un país que se debate entre el desarrollo, la corruptela, el turismo desbordado y años de tradición.

A pesar de sus esquinas oscuras, Bangkok está plagada de templos ornamentados, doradas y brillantes estatuas, construcciones magníficas y orquídeas a lo largo de muchos caminos. Es una ciudad a la que definitivamente siempre querrás volver.

Budas en Wat Pho
Budas en el templo de Wat Pho

Si hay algo que define a Bangkok, es la comida callejera. El festín es incesante, y hasta el más escéptico acabará rendido a los pies de cada puesto de comida. No importa la hora, no importa la zona, no importa el momento, esta ciudad nada entre frutas, snacks, woks calientes, fideos caseros y todo lo que se te ocurra. Es aquí, en Bangkok, cuando entiendes por qué todos hablan de la comida asiática, de su fuerte presencia en todo el mundo y de sus sabores explosivos que no dejan a nadie indiferente.

Hay mercados nocturnos, restaurantes humildes, restaurantes lujosos, ferias de comida, festivales, pequeños carritos, señoras en las esquinas y pare usted de contar. Aquí huele a comida todo el tiempo.

Beef noodles soup
Sopa de fideos y carne

Para empaparse bien de esta urbe, no hay nada mejor que caminarla, adentrarse en rincones donde nunca pensaste que podías adentrarte. Deja que su calor húmedo, a veces asfixiante, se apodere de ti, que los olores te guíen y que su gente te sonría.

Maravíllate con esa mezcla de templos, edificios de cristal, casas abandonadas y roídas por el tiempo. Sus cables de electricidad, juntos en un enredo que pareciera no tener fin, son la metáfora perfecta de la vida en la ciudad. Mezcla y desorden dentro de un orden que solo sus habitantes entienden.

Bangkok vibra, y si te dejas llevar, vibrarás con ella.

Atardecer en Bagkok
Atardecer a orillas del río Chao Phraya